No te opongas demasiado a tu dolor

Hay que estar de acuerdo con el dolor que sentimos. Y vivirlo, no oponernos en exceso a él.

El dolor tiene mala prensa porque duele, pero es curativo e impide que nos instalemos en el sufrimiento, el victimismo, el resentimiento, la depresión, la venganza, el perfeccionismo...
¿Quién es capaz de pretender que una vida valiosa debe excluir el dolor? Forma parte y nos visitará inevitablemente.
El dolor nos quema y nos devasta, y de este modo, a veces, nos vacía y nos hace renacer.
Joan Garriga